Ultimas Noticias

Atención emocional, reto de maestros ante regreso a clases presenciales

Los docentes enfrentarán una sobredemanda de atención emocional por parte de sus estudiantes como consecuencia de la pandemia, pero en el país sólo hay 4 mil 600 USAER encargadas de la atención psicológica y la orientación especializada.

CIUDAD DE MÉXICO.

Este lunes miles, quizá millones, de estudiantes de educación básica regresan a las aulas y muchos cargarán problemas psicoemocionales derivados de los efectos de pandemia de covid-19, que los docentes deberán afrontar como primera barrera para avanzar en la recuperación de aprendizajes.

No obstante, los recursos humanos y materiales son pocos. Las Unidades de Apoyo a la Educación Regular (USAER) son las instancias encargadas de brindar apoyo a las escuelas y docentes para atender no solo casos de educación especial, sino problemas psicológicos y de contención emocional.

Pero en el país sólo existen 4 mil 600 USAER, en su mayoría en las zonas urbanas, para atender a las más de 200 mil escuelas de educación básica en el país.

De éstas, el 45 por ciento, unas 2 mil 70, cuentan con la estructura completa para atender de manera integral a las escuelas: director, maestro de educación especial, psicólogo, maestra de comunicación y trabajadora social; de acuerdo con un análisis de la organización Mexicanos Primero.

Si bien los docentes siempre han atendido en aulas las problemáticas de comportamiento y reciben capacitación para procurar conductas y ambientes saludables, los saldos de la pandemia son fuertes entre los niños y jóvenes, pues cargan con procesos de duelo por la pérdida de algún familiar, violencia intrafamiliar, estrés y ansiedades, anticipó la directora de activación de agentes de Mexicanos Primero.

En una encuesta realizada recientemente por esta organización entre 2 mil hogares del sur del país, se encontró que el 92 por ciento de las familias reportó haber perdido algún familiar como consecuencia de la pandemia, lo que impactó en la salud emocional de los estudiantes.

En tanto, el 33 por ciento de los estudiantes que dijeron sentirse deprimidos está cursando el segundo de primaria, de éstos, el 23 por ciento son niñas.

El estudio “Equidad y regreso” también encontró que 25 por ciento de los padres de familia identificaron que sus hijos tienen dificultad para concentrarse; el 92 por ciento de los niños  y jóvenes reportó sentirse preocupado de que suceda algo malo en la familia; el 65 por ciento reportó tener miedo; el 31 por ciento manifestó no sentirse seguro; 16 por ciento contestó que “nadie los quiere”; y el 2.4 por ciento respondió “me odio”.

La especialista en educación expuso que el rezago en las USAER proviene desde antes de la pandemia, no obstante, pese a la emergencia sanitaria, la autoridad educativa federal no las fortaleció con más personal o recursos.

“Es mucha incertidumbre, no sabemos cómo van a llegar los alumnos”

Pese al confinamiento escolar, la profesora nunca dejó de dar apoyo emocional. Ante la creciente demanda de atención, las guías de orientación que le brindó la Secretaría de Educación Pública (SEP) no fueron suficientes y recurrió a cursos de tanatología y otras capacitaciones que cubrió con su propio dinero.

“Hablan de cursos en línea, pero cuando uno se tiene que enfrentar a casos graves faltan las herramientas para brindar una adecuada atención, es por eso que siempre buscamos cursos, cada quien busca sus libros, en internet, lo que encuentra”, lamentó.

Sólo así pudo ayudar a Diana, una niña de sexto año de primaria, cuyo padre falleció por covid-19, tras lo cual se retrajo.

La mamá debió seguir saliendo a trabajar, la hermana mayor se dedicó también a trabajar y estudiar, por lo que Diana comenzó a quedarse sola, dejó de entrar a sus clases y hacer tareas. Cuando la maestra llamó la atención a su madre, ésta advirtió que la niña ya presentaba conductas suicidas, pues la niña presentaba laceraciones en sus brazos.

El profesor atiende escuelas en una zona donde la mayoría de los padres de familia se dedican al campo y no cuentan con recursos para aportar a los planteles, por lo que los docentes deben poner de su bolsillo para adquirir libros y capacitación adicional.

“En este regreso, lo primero será atender la parte emocional para dar paso a la recuperación de aprendizajes, porque para poder aprender, es necesario estar bien mentalmente, estar bien con mis emociones”, afirmó.

Notas Internacionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: