Ultimas Noticias

Amomoxtli, templo de descanso y reflexión

Amomoxtli, que hace años era una antigua quinta familiar, ahora funge como un exclusivo hotel boutique. Ubicado en Tepoztlán, está rodeado de naturaleza y montañas cuyo entorno es propicio para la paz y la relajación.

MORELOS.

Es una época difícil para todo el mundo. La situación de la pandemia que estamos viviendo a causa del covid-19 ha hecho cambiar nuestra forma de pensar y de ver la vida. Aunque el modelo de home office es satisfactorio, necesitamos momentos de desconexión para no sufrir estrés laboral ni personal.

Por este motivo, el Hotel Amomoxtli, ubicado en el corazón de Tepoztlán, es lugar ideal para desconectarnos del mundo y poder reflexionar sobre lo que está aconteciendo, sin olvidar que también debemos cuidarnos y consentirnos para lograr llegar a un nivel óptimo de descanso y relajación en estos tiempos convulsos.

El grupo hotelero mexicano Hamak Hotels, operadora y desarrolladora de proyectos como Ikal del Mar y Chablé, es el auténtico responsable del éxito del Hotel Amomoxtli. Un oasis de naturaleza, rodeado de jardines, y con espectaculares vistas al Cerro del Tepozteco, considerada como una montaña sagrada.

Accedemos a este lugar mágico caminando por una senda empedrada y rodeada por árboles centenarios hasta llegar a la casa principal, cuyo estilo arquitectónico proviene de la escuela del mexicano Luis Barragán. Este proyecto turístico sostenible fue construido con ayuda de artesanos locales donde enfocaron todos sus esfuerzos en los jardines repletos de ahuehuetes, amates, cactáceas, buganvilias y hiervas que luego se utilizan para elaborar los platillos o los tratamientos del spa.

¿Y qué podemos decir de las habitaciones? Son santuarios de relajación máxima, cuya decoración mexicana está presente hasta el más mínimo detalle, cuyos objetos provienen de los mercados locales. Ubicadas debajo de unos arcos, cada una tiene el nombre de las plantas endémicas del lugar como ‘Cedro’, el cuál tiene un jardín privado antes de entrar, ‘O Pino’, con vistas a los naranjos, sortea la finca en su camino a los ríos que rodean el hotel; ‘Onix’, famoso por su balcón donde contemplan la belleza del entorno y reflexionar serán algunas de tus actividades favoritas. Todas las camas cuentan con edredones de pluma y sábanas de algodón puro de 350 hilos, ideal para concebir un sueño placentero.

Y para terminar este día soñado, reservamos el momento del spa para el final. Desconexión total y absoluta. Inspirado en la medicina ancestral, el spa ofrece tratamientos prehispánicos para un bienestar completo. Amomoxtli también cuenta con un temazcal milenario para reconectar con uno mismo.

Este lugar místico, ubicado en un entorno natural, dispone de cabinas cerradas o al aire libre, una experiencia que hay que vivir una vez en la vida. Cuenta con un menú de masajes muy amplio, donde destaca el ritual desintoxicante copalli, con romero y toronjil, o el baño sagrado de Mayahuel, terapia de belleza que consiste en un delicioso y tibio baño con pulque; este elíxir prehispánico ayuda a ajustar los ciclos del sueño, es un excelente hidratante para la piel y combate todo tipo de microorganismos, dejando una piel muy suave, además de recibir la dulzura de Mayahuel, la miel.

Notas Internacionales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: