Ultimas Noticias

La apuesta del PRD: Una ficha y dos manos.


Si ocupáramos las encuestas para predecir el futuro de cómo se dará la elección a Gobernador este año en el Estado de México, no debemos antes olvidar lo que acaba de suceder el año pasado; consistentemente fallaron;  Brexit, Trump y el Referéndum colombiano, como ejemplos internacionales, Veracruz, Durango, Quintana Roo y Chihuahua, como ejemplos nacionales; en estos últimos, las encuestas daban por ganador al PRI y acabó arrebatándolas el PAN, inclusive en el caso veracruzano fue más allá, las encuestas llegaron a darle el tercer lugar al PAN para acabar con un cerrado triunfo a favor de Yunes, el candidato del blanquiazul. También se pueden citar ejemplos a favor del PRI donde este iba a la saga en Tlaxcala y acabó generando un triunfo, conclusión: la encuesta ya no es la mejor herramienta para poder predecir el futuro, y quien vaya a hacer sus cálculos políticos donde se juega el todo por el todo debería poner atención a este tema en concreto, como es el caso del PRD.

Se le haga o no caso a las encuestas lo cierto es reconocer que es casi imposible que el PRD resulte ganador de la elección del Edomex, esta es una disputa de tres; el PRI con su maquinaria y sus recursos, MORENA que tiene el respaldo del favorito para ganar el 2018 (AMLO) y el PAN que tiene una candidata creíble, estos dos últimos tienen a el mejor aliado posible: el hartazgo del electorado por los gobiernos del PRI y por la figura del primer mexiquense de la Nación, el Presidente Enrique Peña Nieto, a quien asociación con Alfredo del Mazo.

 
Independientemente de lo que acontezca este 4 de Junio los tres actores principales, PRI, PAN, MORENA, mantendrán su relevancia, viabilidad y competitividad electoral a nivel nacional y serán los contendientes más serios para las elecciones federales del 2018, en cambio el PRD jugará un papel marginal, quizá mas aún, se estará jugando la supervivencia.

 
El PRD es un partido arrinconado y a la baja, tanto en los niveles locales como a nivel nacional, este fenómeno ya afecta las entidades que gobierna; sus principales figuras ya desertaron el partido y abrazaron la causa lopezobradorista, sus actuales gobiernos locales se antoja complicado que vayan a repetir un triunfo para el Sol Azteca, tal como es el caso de la CDMX con el crecimiento meteórico de MORENA y como es el caso de Morelos, con la guerra entre Graco Ramírez y Cuauhtémoc Blanco, favorito para ganar en aquél estado. La desacreditación que tiene con su base que se está decantando de plano por MORENA, su lucha intestina entre las “tribus” (mismas que acabaron por sabotear la alianza con el PAN para el Estado de México), en resumen el PRD está a una sola elección de convertirse en un partido marginal y en un plazo no muy lejano, desaparecer totalmente del mapa electoral mexicano, irá al panteón de los partidos de izquierda como el PPS, el Partido Comunista Mexicano, etc.

 
Pero como todo en esta vida la gran paradoja radica en que es el propio PRD el gran fiel de la balanza en la elección del Estado de México, así como de la bolsa electoral más importante del país y lo sabe. Su apoyo es crítico para cualquiera de los tres actores PRI, PAN o MORENA para asegurar el resultado. Por lo tanto, no está demás declarar que depende de cómo ponga el PRD esta ficha en la ruleta del Edomex que determinará su futuro. El problema es que esta única ficha tiene dos manos y no necesariamente coinciden a qué color apostar, tricolor, azul o morado.

 
¿Quiénes son estas dos manos? Juan Zepeda el candidato y Miguel Ángel Mancera, el Jefe de Gobierno capitalino, cada uno tiene distintos incentivos para apoyar a uno u otro bando, pero comencemos por las coincidencias que sí comparten. Ni Juan Zepeda ni Mancera encuentran ventajoso apoyar a MORENA, Zepeda por razones muy evidentes; quiere conservar su coto de Cd. Neza y los grupos que se unieron a MORENA le son antagónicos, Miguel Ángel Mancera por otro lado lo último que quiere es un Estado de México Morenista que no nada más vuelva más viable las posibilidades de Andrés Manuel de hacerse con la Presidencia, sino que encima sería la tumba del PRD en la CDMX, quien también pasaría pintarse de morado.

 
Zepeda quiere, y de hecho los malosos afirman que ya hizo, poner su ficha al PRI, por ser quien más posibilidades reales ve según las mencionadas encuestas, porque le garantiza sus posiciones en Cd. Neza para él y sus cuadros y por que implica una Senaduría muy sencilla para él. Pocos mexiquenses conocían a Zepeda hasta que en la precampaña de manera espontánea aparecieron anuncios espectaculares con su fotografía que tapizaron al Estado, ¿de dónde obtuvo los recursos para esa
precampaña?… los malosos podrán decir que resultaron muy fructíferas las pláticas que sostuvo Zepeda con el Secretario de Gobierno Estatal, Manzur Quiroga, no nada más por que Juan Zepeda se posicionó de la noche a la mañana, sino por que Zepeda y su grupo fueron los que más se opusieron a una alianza con el PAN y reventaron cualquier posibilidad de ella, beneficiando al PRI.

 
Mancera en cambio no la tiene tan evidente, sus acercamientos con Enrique Peña son de todos conocidos, si ya existe un acuerdo, aunque sea a valores entendidos para no entrometerse al Edomex, o al menos no estorbar el triunfo de Del Mazo lo desconocemos. No obstante hay una sola cosa que le puede interesar a Mancera que el PRI es incapaz de ayudarle; retener para el PRD la Capital. De las tres probables victorias electorales que tiene MORENA en el futuro, Edomex, Presidencia y CDMX, esta última es la más probable de todas.

 
¿Cómo podría revertir Mancera el efecto MORENA en la CDMX?, no puede bajo ningún motivo esperar el apoyo del PRI para que su partido pueda competir. El PRI capitalino es inexistente, es la entidad más antipriista del país, a nivel local solo han existido escándalos, como el caso de su dirigente local, quien mejor no le hacemos el homenaje de mencionarlo, pero todos recordamos su conducta, ni tampoco hay ningún logro que presumir a nivel nacional, Enrique Peña en la capital es donde peor calificado está si es que todavía se puede.

 
La única ficha que tiene Mancera es pedir la ayuda del PAN, negociar una candidatura común para la Capital o un apoyo para tal efecto. Es de todos sabido que el PAN figura fuerte solo en algunas Delegaciones, Benito Juárez y Miguel Hidalgo, y que no tendría posibilidades reales para ganar la elección a Jefe de Gobierno, pero sí tiene los suficientes puntos electorales que pudieran ser la diferencia entre la estadía o no del PRD en el Ayuntamiento Capitalino.

 
Mancera y el PAN tienen un punto de encuentro, por un lado Mancera apoya para que el PAN gane la elección del Estado de México y será correspondido de igual manera para la elección  capitalina del 2018. Pragmatismo político que funciona a estos dos actores.

 

¿Podría Mancera empujar para que la ficha perredista se mueva al tablero azul precisamente en este momento que se mueve la ruleta electoral mexiquense? Está por verse, por lo pronto el PRD se ha ido con la finta de que su alianza con el PRI es la mejor apuesta, pronto veremos cómo les resultó la apuesta, solo nos lleva a recordar lo que dice la canción de José Alfredo Jimenez; aquí se apuesta la vida, y se respeta al que gana.

Notas Internacionales

Acerca de Administrador (63 Artículos)
Futbolistas sin contrato vigente por lo que tenemos que trabajar en otra cosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: